top of page

Día Internacional de la Mujer



El 8 de marzo es una fecha que trasciende la mera conmemoración; es un día de reflexión, de acción y de solidaridad en la lucha por los derechos de las mujeres en todo el mundo. En este contexto, es crucial destacar la situación de las mujeres en movilidad humana, aquellas que enfrentan desafíos únicos y a menudo invisibles en su búsqueda de una vida mejor.


La 72, se erige como un símbolo de resistencia y esperanza para estas mujeres migrantes y refugiadas. Ha sido un faro de luz en medio de la oscuridad para aquellos que huyen de la violencia, la pobreza y la persecución en sus países de origen. Sin embargo, para las mujeres que llegan a este refugio, el camino hacia la seguridad y la dignidad está plagado de obstáculos adicionales debido a su género. La realidad de las mujeres en movilidad humana es una lucha diaria contra la discriminación, la violencia de género y la falta de acceso a servicios básicos.


En el contexto de La 72, esta lucha se hace especialmente palpable. Las mujeres que llegan al albergue enfrentan el desafío de reconstruir sus vidas en un entorno desconocido y hostil, donde la violencia y la explotación son amenazas constantes. Muchas de ellas son víctimas de abuso y violencia de género durante su travesía migratoria, y La 72 se convierte en un refugio vital donde pueden sanar sus heridas físicas y emocionales, y recuperar un sentido de seguridad y dignidad.


La labor del equipo La 72 es indispensable en esta lucha por los derechos de las mujeres en movilidad humana. A través de su trabajo, ofrecen un espacio seguro y acogedor donde estas mujeres pueden encontrar apoyo, asistencia legal, atención médica y orientación psicológica. Además, promueven la sensibilización y la educación en torno a los derechos de las mujeres, empoderándolas para reclamar su lugar en la sociedad y luchar por un futuro mejor para sí mismas y sus familias.


Sin embargo, la tarea está lejos de ser fácil. La 72 se enfrenta a numerosos desafíos, incluida la falta de recursos, la presión política y la creciente criminalización de la migración.


En este contexto, el 8 de marzo adquiere un significado aún más profundo y urgente. Es un recordatorio de la persistente desigualdad de género que enfrentan las mujeres en todo el mundo, y un llamado a la acción para erradicarla. Es un día para reconocer la valentía y la resistencia de las mujeres en movilidad humana, así como para comprometerse a apoyar sus luchas y trabajar juntos para construir un mundo más justo e inclusivo para todas y todos.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page